sábado, 19 de septiembre de 2020

LA PROPINA


Al hablar de algún monarca se dice que es «su graciosa majestad». 

Y no es que la reina de Inglaterra sea especialmente divertida, sino porque algunas cosas las concede, gratuitamente, graciosamente. 

Al no tener obligación de hacerlo: lo realiza movida por su generosidad. 

El Evangelio nos habla de un señor que da una propina generosa a algunos que trabajan para él (Mt 20,1-16). 

Pero los compañeros que no han recibido la gratificación se quejan de que sólo los que ganan menos han recibido un plus. 

Les parece injusto porque aquellos no han trabajado a jornada completa y acaban recibiendo lo mismo. 

Quizá muchos de nosotros hubiéramos dicho lo mismo que esos trabajadores del campo que protestaban. 

Y por eso el profeta Isaías dice que Dios tiene otra forma de pensar distinta a la nuestra (Primera lectura de la Misa: Is 55,6-9): «mis planes no son vuestros planes». 

El caso es que Dios no da porque tenga obligación, sino porque le da la gana. En definitiva es porque nos quiere. 

Amar es regalar, tienen como lema algunos grandes almacenes. Y ojalá que nos regalaran algo cuando vamos, en vez de tener que pagar. Pero el Señor no nos incita a regalar, para sacar negocio. Nos invita a pensar en los demás. 

Así actuaron los santos (cfr. Segunda lectura: Flp. 1,20c-24.27a). Nos imaginamos a la Virgen siempre dando, sin esperar nada: Ella si que es graciosa. 

viernes, 11 de septiembre de 2020

EXALTACIÓN DE LA GUILLOTINA



Sólo pensar que alguien pueda exaltar la horca o la guillotina nos llena de repugnancia.

Así podría pasarle a algunos cristianos de la primera hora: sentirían desosiego cada vez que nombraban el suplicio de cruz. Porque el Señor murió injustamente en él. Pero San Pablo no rechaza hablar de los padecimientos del Señor: los ve como un motivo de gloria (cfr. Segunda lectura de la Misa: Flp 2,6-11). 

Dice el refrán que es de mal gusto nombrar la soga en casa del ahorcado. Sin embargo los cristianos veneramos la cruz. Y si Jesús hubiera muerto en la revolución francesa hoy hablaríamos de la Santa Guillotina. Porque el patíbulo de la cruz, fue el trono desde donde el Señor nos manifestó que nos quería hasta ese extremo horrible. No porque sea una cosa agradable, sino porque fue el arma que utilizó para ganar nuestro amor. 

Jesús fue levantado por encima de la tierra, suspendido en un madero, y gracias a eso, nosotros tenemos la vida eterna (cfr. Evangelio: Jn 3,13-17).

Por eso la Iglesia exalta la Cruz de Cristo, la levanta como un estandarte. Porque los que la miren con ojos agradecidos serán salvados (cfr. Primera lectura: Nm 21,4b-9).

Los primeros cristianos hablaban de «padecer con Cristo». La Cruz se veía como una espada que se le arrebataba al Maligno: el Señor utiliza el arma del enemigo –el dolor– para vencerle. Y así nosotros si padecemos juntamente con el Señor, también con él ayudaremos a la salvación del mundo. 

sábado, 5 de septiembre de 2020

¿CANTAR LAS CUARENTA?

El cariño lleva a las madres a corregir continuamente a sus hijos. Cansarse de corregir es cansarse de querer. En el Evangelio vemos como el Señor corrige y reprende a sus amigos. Y enseña a hacerlo así (cfr. Evangelio de la Misa: Mt 18,15-20). 

El que ama la corrección ama la sabiduría. La persona inteligente es la que admite las correcciones. Por eso vemos que el Señor no entiende cómo no se corrige al que actúa mal (Ez 33,7-9: Primera lectura de la Misa). 

Ojalá escuchemos la voz de Dios (cfr. Salmo responsorial: 94) cuando alguien nos corrija: la voz de Dios que nos llega por muchos conductos. Se trata de escuchar lo que nos dicen y no querernos justificar rápidamente. Porque los cristianos debemos decir las cosas como las madres, no porque nos guste cantar las cuarenta, sino porque le queremos (cfr. Rm 13,8-10). 

Dice el poeta: 

Me duele el corazón cuando tu sufres pero no puedo dejar de corregirte.

La indiferencia juzga y no comprende. 

Un padre comprende, exige: por eso no puedo dejar de corregirte.

FORO DE HOMILÍAS

Homilías breves predicables organizadas por tiempo litúrgico, temas, etc.... Muchas se encuentran ampliadas en el Foro de Meditaciones